EL CAFÉ Y EL RIESGO DE INFARTO DE MIOCARDIO

EL CAFÉ Y EL RIESGO DE INFARTO DE MIOCARDIO

Existen muchas opiniones sobre el café,  si es bueno o malo tomarlo, sobre la cantidad óptima de consumo, etc…

Pero como siempre, no existe una recomendación generalizada, existen personas que metabolizan bien el café y otros que no.

¿Por qué hay personas que el café no les altera y a otras si?

Independientemente de si el café es una bebida nutritiva o no, lo que quiero valorar en este post es la relación entre la toma de este bebida y su relación con padecer un infarto de miocardio.

Para ello utilizaré el estudio: Cornelis MC, El-Sohemy A, Kabagambe EK, Campos H. Coffee, Genotipo CYP1A2 y Riesgo de infarto de miocardio. JAMA. 2006; 295 (10): 1135-1141. 

Existen personas que son metabolizadoras lentas de cafeína y, son las que tienen un polimorfismo en este CYP (CYP1A2*1F).

¿Por qué este estudio es diferente?

El café contiene varias sustancias químicas que pueden alterar la función del sistema cardiovascular, es decir, no debemos fijarnos solamente en la cafeína.

Además existe cierta vinculación entre el perfil de los grandes consumidores de café  y su estilo de vida, como por ejemplo el hecho de fumar un cigarrillo mientras se toma una taza de café.

Por tanto, no existe un indicador claro sobre si la cafeína puede estar vinculada con el hecho de  tener un mayor riesgo padecer un infarto de miocardio.

Qué pasa con la cafeína

El cuerpo humano la metaboliza en el hígado a través del citocromo P450 1A2 (CYP1A2).

Este CYP metaboliza aproximadamente el 95% de la cafeína que se ingiere, y como siempre, cuando se habla de una actividad enzimática siempre puede estar vinculada a un polimorfismo que puede afectar esta actividad.

CYP1A2 y su polimorfismo versus el consumo del café.

Existen personas que son metabolizadoras lentas de cafeína y, son las que tienen un polimorfismo en este CYP (CYP1A2*1F).

Las personas que tienen esta variante al disminuir la capacidad de inducción presentan un metabolismo deficiente de la cafeína.

Pero existe otra variante enzimática la CYP1A2*1A, los portadores de esta variedad son, en cambio, metabolizadores rápidos de la cafeína.

Veamos que pasa

café

Según la gráfica de este estudio podemos ver:

  • Los metabolizadores rápidos AA al eliminar la cafeína rápidamente pueden consumir entre 1 – 3 tazas al día de café, sin aumentar el riesgo cardiovascular. Si nos fijamos bien es mayor si no lo consumen, es decir, son capaces de eliminar más rápidamente las sustancias tóxicas y se quedan con las sustancias con efectos protectores.
  • Los metabolizadores lentos AF y FF, en cambio, a partir de la toma de la segunda taza aumentan el riesgo de padecer un infarto de miocardio.

Conclusión

Nunca se puede generalizar las recomendaciones dietéticas, hemos de tener en cuenta la genética de la persona y, sobre todo escuchar a nuestros pacientes sin prejuzgarlos.

Susagna Muns
Graduada en Nutrición y Naturopatía.
Especializada en alimentación y regeneración celular.

2 comentarios en “EL CAFÉ Y EL RIESGO DE INFARTO DE MIOCARDIO

  • el 01/02/2021 a las 22:54
    Permalink

    Resumiendo… Hasta la vida mata.. Y todo exceso es dañino de modo que con tomar una taza o dos de café al día no confiere ningún riesgo a menos que se quiera realmente ver de que grupo eres con el coste negativo que procede… O sea los costes de los test convenientes y el hecho de llevarte a dejar de tomar una excelente bebida energética.. De modo que lo mejor es seguir tomando un café cito mañanera para empezar el día despierto y con energía.. Todos tomamos cosas mucho más dañinas que el café…

    Respuesta
    • el 02/02/2021 a las 17:06
      Permalink

      Hola Alberto:
      Muchas gracias por leer el artículo y añadir un comentario.
      Como digo en el artículo, no me meto en el tema nutricional del café y, por otro lado, también digo que el café tiene otras sustancias que pueden alterar la función del sistema cardiovascular.
      Si hablamos a nivel de salud y tóxicos, se sabe que el café tiene más de 1000 sustancias químicas, algunas mucho más tóxicas que la cafeína (como la acrilamida en el torrefacto).
      El objetivo del artículo es demostrar que la cafeína no siempre es mala, depende de la capacidad que tenga la persona de poder eliminarla de su organismo, y no sólo la cafeína sino el resto de las sustancias que contiene.
      En realidad no hace falta gastar dinerito con un test, hay ciertos síntomas que te podrían indicar más o menos, a qué grupo se pertenece.
      Los que son metabolizadores rápidos: se concentran mejor con un café, la toma de 4 cafés no les altera; si toman un café por la noche no les provoca insomnio.
      Los metabolizadores lentos: el café les pone nerviosos, incluso en una dosis pequeña, pueden tener palpitaciones, dolores de cabeza, problemas para dormir.
      Así que tal como decía Paracelso «La dosis hace al veneno» y, tal y como digo en el artículo nunca se ha de generalizar y siempre hemos de escuchar al paciente sin prejuzgar.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.