Dolor y psicosomático. Un relato de consulta
Go to Top

Dolor y psicosomática

Dolor. El fenómeno de la psicosomática es muy antiguo aunque actualmente está de moda en forma de otros nombres Biodecodificación, Neuroemoción o Nueva Medicina Germánica… mal denominados por la psiquiatría como trastornos somatomorfos sólo evidencian el total desconocimiento que tiene la Ciencia hoy en día de la relación de nuestro cerebro, nuestra(s) mente(s) y la respuesta que de ello hace nuestro cuerpo, la neuropsiquiatría debe avanzar mucho y debe relacionarse con los paradigmas antropológicos y sociológicos que vivimos en la actualidadAckerknecht refiere que la medicina psicosomática comienza con los griegos. Halla un lugar en el sistema galénico en forma de enfermedades de la pasión, un concepto que estará en boga hasta mediado el siglo XIX. Lain Entralgo hablaba que durante aquella época coexistió la medicina clínica y la medicina de la filosofía.

En la siguiente sesión siempre trasladaba su mejoría durante 4 días y vuelta al dolor

Introduzco  este post para relatar uno de los tantos casos que he vivido yo y pueden vivir otros compañeros en consulta. Casos clínicos que muchas veces tienen una sintomatología clínica aparentemente sencilla, sin fenómenos ni hallazgos radiológicos ni de imagen que justifiquen el dolor manifestado por la persona y las herramientas que debemos implementar en consulta.

¿significa que todos los casos de dolor de hombro responden a un proceso psicosomático? evidentemente no. El dolor es una manifestación clínica, un síntoma, de una disfunción que puede tener el origen en el cuerpo o en la mente. Es el profesional de la salud que debe valorar donde debe ubicarse la alteración y si la herramientas es la Terapia Manual, la suplementación o el abordaje desde la relación de ayuda. Os dejo con el relato real de un caso que abordé

David llevaba 1 mes y medio con dolor del hombro izquierdo cuando acudió a consulta, tras trabajar en dos sesiones con diferentes técnicas de osteopatía y acupuntura por lesión del manguito rotador, siempre recuperaba muy bien tras la sesión. En la siguiente sesión siempre trasladaba su mejora total durante 4 días y vuelta al dolor.
Conociendo la personalidad obsesiva y perfeccionista de David decidí en la tercera sesión cambiar de registro:

Seguro te interesa   ¿Cuáles son (y cómo combatir) las enfermedades de la nariz?

Hoy vamos a cambiar de técnica David, le dije.
– ¿Me quito la ropa como siempre?
– No, ponte cómodo y túmbate en la camilla

Guié una meditación introduciendo técnicas de psicoanestesia mencionadas el otro día, con visualización. Terminamos….

-¿Cómo estás?, le pregunto
-David llora, ¡¡me cago en ….. Pedro!!! ¡¡dios mío!! – no para de llorar
– ¿estás bien? ¿te puedo ayudar?
-muy bien, muy bien, pero vi a mis hijos de pequeño ¡¡Pedro!! fue maravilloso, jugaba con ellos, no quería despertar, no quería abrir los ojos… Llevo tiempo pensando en ellos.
-¿Cuanto tiempo?
-…el tiempo que me duele el brazo, ¡¡ahora que me doy cuenta!!. ¡¡Eran tan pequeños!! y yo jugaba con ellos ¡¡dios mío Pedro, que me has hecho?
-y tu brazo ¿como está?
-…no me duele   o-O .  ¿significa entonces que todo está en mi cabeza?
-Eres peluquero, si te pido que me cortes el pelo, ¿cuantas técnicas distintas serías capaz de realizar para hacer el corte que te pida?
– Varias …-reflexiona – ya lo entiendo
-Nos vemos en una semana
– Claro

Es fácil llevar a cabo técnicas diversas, más o menos invasivas en la praxis. Pero también es importante dotar a las personas de herramientas para su propio trabajo y evolución

, , , , ,

About Pedro Rodríguez

Especialista en Salud Integrativa. Dirige y enseña en varios programas de máster y posgrado universitarios. Divulgador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.