La Dominical: galletas de tarta de zanahoria - Programas avanzados para el Cuidado de la Salud
Go to Top

La Dominical: galletas de tarta de zanahoria

Sí, galletas de tarta de zanahoria… sin gluten, azúcar ni lácteos y realmente deliciosas!!!

Elaboradas con avena, nueces y zanahorias, con textura de bizcochito  y un sabor especiado con coco, canela y anís absolutamente irresistible.

Es un ejemplo estupendo de dulce saludable, facilísimo, barato y apto para todos los públicos. El extra, claro está, son sus fantásticas propiedades nutricionales.

Empecemos por la avena: un alimento súper completo, por su equilibrada composición alta en proteínas, grasas omega 3 y 6 e hidratos de carbono complejos, junto con minerales, vitaminas y fibra. Es saciante, evita los picos de azúcar en sangre, siendo muy recomendada en dietas de baja señalización glucémica. Otra de sus interesantes funciones está relacionada con el proceso digestivo, pues es capaz de arrastrar salas biliares de la digestión, lo que favorece su eliminación y evita que se acumulen en la vesícula, por lo que cumple una acción depurativa. Por otro lado, consigue reducir la concentración de colesterol en la sangre y disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Actúa como un reconstituyente por la gran cantidad de vitaminas y minerales, como un aporte de hierro muy recomendable en situaciones de anemia.

La zanahoria, además de estar buenísima de todas las formas en que la cocines, es una fuente de salud constante. El cóctel de vitaminas (A-B-C-E) que posee la convierten en un gran agente antioxidante, con especial efecto sobre la retina, uñas, cabello y piel. Destaca también su poder digestivo, estimulando la producción de jugos gástricos al tiempo que aporta agua y fibra. Está recomendada en caso de estreñimiento pero también en gastritis. Y por si fuera poco, admite muchísimas formas distintas de consumirla!

¿Y qué decir de las nueces? Es un fabuloso producto lleno de sabor y posibilidades. Ricas en ácidos grasos (omega 3) imprescindibles para el cebero, los nervios y en general las membranas celulares de todo el organismo, propiciando un efecto antiinflamatorio. ¡De ahí que se diga que alimentan la mente! Pero también protegen el corazón, reduciendo el nivel de LDL, el colesterol menos beneficioso y que resulta peligroso pasados ciertos límites. Tienen muchos minerales, entre ellos calcio. zinc y cobre, favoreciendo la salud de huesos y piel. Híper nutritiva y sabrosa, aporta energía al cuerpo y es incluso capaz de mejorarnos el ánimo!!

Si los tres ingredientes principales de esta receta parecen conformar el podio ganador de los buenos alimentos, los que le dan el toque definitivo no se quedan atrás: canela, coco, huevos eco, sirope de agave, anís y vainilla. Pueden empezar a relamerse…

¿Qué necesitamos?

31o grs. de copos suaves de avena sin gluten

90 grs. de nueces

3 zanahorias medianas ralladas (250 grs)

2 huecos eco

60 grs de sirope de agave o arroz

60 grs de coco rallado

1 1/2 cucharadita de levadura en polvo

2 de canela, 2 de esencia o ralladura de vainilla y 1 1/2 anís machado.

¿Cómo lo hacemos?

Ponemos en un bol la avena, las nueces picadas gruesas (en la trituradora las picas de modo que quede parte en harina y algunos trozos no grandes sueltos), las especias, una chispita de sal y la levadura.

En otro bol batimos los huevos y se añade la esencia de vainilla y el sirope de agave. Batimos bien y mezclamos con los ingredientes secos.

Por otro lado rallamos las zanahorias y se ponen con todos los ingredientes y se mezcla bien. La mejor manera es usar las mano; yo me pongo guantes (de los de látex o nitrilo, muy de enfermera 😉 y a amasar hasta que todo quede bien ligado. Tapa con film y mete durante 30 minutos en la nevera.

Precalienta el horno 10 minutos a 180º. Distribuye porciones de masa, convertidas en cookies imperfectas, sobre una bandeja de horno forrada con papel de hornear. En este punto puedes añadir a tu gusto algún topping: sésamo, cacao puro en polvo desgrasado… Baja a 150º e introduce al horno (sin grill). Deja 20 minutos. Pasado este tiempo comprueba que estén hechas (se separan bien del papel pero por dentro están blanditas). Deja 5 minutos más en el horno pero ya apagado y con la puerta abierta. A los 10 minutos retira, deja enfriar un poco y cuando estén ligeramente tibias pon en una caja de lata sin taparlas.

Este truquito conseguirá mantener una textura jugosa que te encantará y que tus galletas aguanten en la lata unos 5 días.

Estoy segura de que os van a encantar! Dejadme vuestros comentarios si es así!! Me encantará 🙂

 

, , , ,

About Beatriz Daza

Graduada en Enfermería por la U. Complutense de Madrid Master en Cuidados Paliativos por la U. Camilo José Cela Diplomada en Medicina Tradicional China por la Fundación Europea de MTC Asesora nutricional y docente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.